Los trabajos que lleva a cabo el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria desde la pasada semana en el entorno de la ermita de San Nicolás de Bari han generado un fuerte rechazo entre los vecinos, que los califican de «atentado» contra el patrimonio histórico y exigen su cese inmediato.